Blog del desarrollador 11: Religión y avatares en Conan Exiles

El mundo que creó Robert E. Howard para su célebre héroe, Conan el Bárbaro, no era el típico reino de fantasía en el que los dioses benévolos y maléficos se enfrentan en una eterna lucha.

No cabe duda de que el mal está presente en Hiboria: abundan las criaturas antiguas y blasfemas y los archidemonios con oscuras intenciones. Lo que no está claro es la existencia de los dioses benévolos.

En Conan Exiles podéis optar por adorar a los dioses y ganaros su favor. A medida que juguéis, podréis venerar a cualquier dios, a todos o a ninguno de ellos. Los dioses que podéis elegir al comienzo del acceso anticipado son Crom, Mitra, Yog y Set.

Durante la creación del personaje podéis elegir uno de estos dioses. Si escogéis a Mitra, Yog o Set, comenzaréis el juego con los conocimientos básicos de un acólito de su religión.

Se supone que Mitra, el dios favorito de los hiborios, es una divinidad de la verdad y la justicia, pero sus fanáticos seguidores están obsesionados con difundir su religión en detrimento de las demás. Los seguidores de Mitra pueden crear estatuas, vestimentas y armas sagradas, incluido el símbolo sagrado del fénix.

Set, la vieja serpiente, se deleita con el sacrificio ritual de humanos encima de sus sangrientos altares. Los acólitos de Set tienen poderes acordes con su dios, como la protección frente al veneno y la capacidad de convertir serpientes en flechas.

Yog, el señor de las moradas vacías, exige a sus seguidores devorar la carne purificada de forma ritual. Eso incluye la carne de otros humanos. A cambio, Yog concede a sus devotos armas y armaduras bendecidas.

Crom vigila el mundo desde la cima de su montaña, pero no responde a las oraciones y no posee ningún culto. Si elegís a Crom como vuestro dios al inicio del juego, no obtendréis el conocimiento de un acólito, así que decidíos por esta deidad si preferís no participar en el sistema de religión de Conan Exiles.

Ganaos el favor de los dioses

El conocimiento obtenido al adorar a los otros tres dioses os dará ciertas ventajas. Desde el principio podréis construir un altar a vuestro dios, donde podréis crear vuestros artefactos religiosos y obtener acceso a varias fórmulas de gran utilidad.

El favor de los dioses se obtiene de diversas formas. Al matar a otros jugadores o PNJ humanos, podéis utilizar vuestros artefactos religiosos sobre sus cadáveres.

Usad la daga ritual setita para arrancar los corazones de vuestros enemigos y llevarlos al altar de Set para obtener su favor. Para ganaros el favor de Yog, usad el cuchillo para recolectar carne humana inmaculada y asarla en un pozo de Yog. Purificad los cuerpos de los enemigos caídos con el ankh de Mitra y llevad la esencia persistente de sus almas a un altar de Mitra para obtener su favor.

El altar de cada dios tiene tres grados, y tendréis que obtener muchos favores para mejorarlos. También deberéis ascender de rango en el clero para acceder a los distintos grados de los altares.

Cada grado desbloquea fórmulas adicionales, como poderosas armas de carácter religioso o alimentos especialmente nutritivos. Pero acceder a los grados más elevados de los altares requiere mucho esfuerzo y haberse ganado previamente el favor del dios. Por lo tanto, es aconsejable unir fuerzas con otros jugadores y formar un clan para trabajar juntos con el fin de obtener el favor del dios.

Cabe señalar también que no todos los miembros del clan necesitan haber gastado puntos de conocimiento en aprender las fórmulas religiosas. Puede bastar con que un solo jugador cree las herramientas y objetos religiosos para el resto del clan.

Los jugadores de un mismo clan también pueden adorar a diferentes dioses y obtener el favor de más de un dios si lo desean. No obstante, los dioses son criaturas celosas y no permiten que sus respectivos altares estén demasiado cerca unos de otros, así que tendréis que defender un asentamiento bastante grande si deseáis adorar a varios dioses.

Los avatares

La recompensa última por adorar a los dioses es el poder de invocar sus avatares. Estas gigantescas criaturas son la personificación temporal de los dioses en la tierra, además del arma definitiva para aplastar a vuestros enemigos en Conan Exiles. Destruyen todo a su paso con sus ataques increíblemente poderosos. Ningún edificio, castillo o muralla puede resistir su embate. Recordad que hay un ajuste del servidor que permite deshabilitar los avatares si no deseáis que formen parte de vuestra experiencia en Conan Exiles.

A pesar de su inmenso poder, el esfuerzo necesario para invocar un avatar es enorme. No solo deberéis construir primero un altar de grado 3, sino que también tendréis que haber capturado como esclavo a un sumo sacerdote de vuestra religión. Estas son tareas titánicas, y todo el esfuerzo que requieren se consume al invocar un avatar.

Durante la invocación del avatar, seréis vulnerables a los ataques enemigos y fáciles de divisar, ya que a vuestro alrededor aparecerá una columna de luz. Si os matan durante el largo proceso de invocación, vuestros esfuerzos habrán sido en vano, así que sed cautelosos y tened a mano a vuestros aliados para que os protejan.

Una vez hayáis completado la invocación, controlaréis el avatar de vuestro dios. El avatar de Mitra es un coloso de bronce, el de Set una serpiente gigante y el de Yog es un descomunal horror sobrenatural.

Como avatar, dominaréis todo el paisaje y el cambio de perspectiva enriquecerá vuestra experiencia. Los rivales serán como insectos y podréis aplastar sus insignificantes obras con el pie o destruirlas con una potente ráfaga de magia.

Pero no os dejéis seducir por vuestros nuevos poderes, ya que vuestro vulnerable cuerpo humano permanecerá en el círculo de invocación señalado mediante una columna de luz. Si vuestro cuerpo muere mientras controláis el avatar, este desaparecerá de inmediato. Incluso si no sufrís daños, solo podréis controlar un avatar durante un breve período de tiempo, de modo que merece la pena prepararse y elegir cuidadosamente un lugar de invocación situado a una distancia prudencial de vuestro enemigo.

Los dioses exigen grandes sacrificios en Conan Exiles, pero la obtención de su favor trae consigo las mejores recompensas.