Blog del desarrollador 6: Construir una aldea

Las tierras del exilio son un territorio duro e implacable, donde los débiles son aplastados por las sandalias de los poderosos. Para sobrevivir, necesitaréis armas para defenderos, comida y bebida para alimentaros y un hogar para protegeros de las tormentas de arena y las letales criaturas.

Tras ocuparos de vuestras necesidades más básicas, lo siguiente debería ser construir un refugio. En Conan Exiles, los bloques de construcción se dividen en tres grados. Al principio solo podréis crear bloques muy básicos de grado 1 a partir de piedra y madera. Aunque ofrecen algo de protección contra los elementos, cualquiera puede dañar vuestras fortificaciones.

A medida que progreséis y os hagáis más fuertes, accederéis a mejores murallas y cimientos. Los bloques de construcción de grado 2 son mucho más resistentes que los básicos. Su aspecto visual también es muy superior. En el grado 3, incluso los refugios más básicos parecerán una fortaleza y ofrecerán una gran protección frente a los ataques enemigos.

Empezamos por los cimientos…

Los bloques de construcción principales consisten en cimientos y muros. Los cimientos tienen forma de cuadrado o triángulo, y se pueden combinar para crear diversos edificios y casas. También se pueden subir o bajar en función de la superficie sobre la que se construya. Los muros se acoplan de forma automática a los cimientos al colocarlos. Además, veréis un contorno que os dará una idea general del resultado final. Así no malgastaréis recursos colocando algo que quizá tengáis que derribar después.

Colocad fragmentos de techo encima de los muros para crear edificios de varias plantas, perfectos para albergar talleres y guardar suministros. Y para darle ese toque bárbaro, rematad vuestros hogares con un tejado de troncos de madera.

Queremos que los jugadores tengan la máxima libertad al construir. Podréis crear casi cualquier estructura siempre que tengáis los recursos necesarios. Podéis construir incluso en las montañas o los acantilados para tener esa casa al borde de un precipicio que siempre habíais soñado, aunque en ese caso será mejor que invirtáis en algunas columnas de apoyo.

Y ahora estamos aquí…

También hemos añadido muchos objetos de mobiliario que podéis usar para adornar espacios interiores. Camas, mesas, sillas, tapices, trofeos de caza y diversos objetos decorativos os permiten darles un aspecto más personal a vuestros hogares. Tampoco nos hemos olvidado de las fachadas. Podéis colocar estandartes, banderas y toldos en el exterior para que el enemigo sepa cuál es vuestro territorio.

Pero cuidado: todo lo se puede crear, se puede destruir. Algunos recursos de las tierras del exilio sirven para fabricar jarrones explosivos. Usados en grandes cantidades, estos objetos volátiles pueden derribar cualquier estructura, abrir brechas en vuestras defensas y dejaros desprotegidos. Colocar trampas alrededor de vuestro hogar puede marcar la diferencia entre mantener o perder las recompensas que tanto os ha costado ganar.

Vuestra cruz os aguarda, exiliados.